Manuel Penín artista plástico

COLECCIONES

Óleos

Mareas_001

Mareas

Hechas en La Coruña, donde el mar conecta íntimamente con toda la ciudad de una manera muy potente. Estas pinturas surgen en una etapa vital breve pero muy intensa en la que el mundo emocional se convirtió en un caos. Son el resultado de la transformación de energías densas en Arte, en belleza...La aceptación de la sombra abre camino, de nuevo, a la Luz. La naturaleza equilibra, sana, energiza.
Descúbrelas

El Bosque Animado

En unos meses más serenos hubo espacio para que surgieran nuevos paisajes y lugares mas acogedores y amables que invitan a ser transitados. Una energía de naturaleza que abraza y abriga con renovado equilibrio y armonía. ¿Una génesis de algo nuevo? ¿Un paso evolutivo?
Descúbrelas

029.-PROFASE-105X75-2018-carton-encuadernacion
079-FOLGOSO-20x20cm

Folgoso

Retirado en una minúscula aldea en el borde de la Ribeira Sacra (Ourense). Este numeroso grupo de pinturas está generado a partir de un contacto íntimo con una naturaleza de montaña que muestra toda su intensidad, vigor, armonía y belleza. Las variaciones de texturas, colores y luces han supuesto un gran impacto a la hora de afrontar una nueva etapa en la que el color es, de nuevo, el protagonista en estas obras. Ahondando en el misterio de ríos, bosques, montañas, soles y lunas…
Descúbrelas

La naturaleza como musa

Acuarelas

Obras sobre papel en las que la experimentación en Berlín me ha llevado a abrir y potenciar el protagonismo de la naturaleza y el color. Jugando en el límite entre la figuración y la abstracción, las composiciones adquieren más equilibrio y el acercamiento al paisaje es cada vez mayor. El protagonismo de la naturaleza en una ciudad tan extensa sorprende a la vez que se agradece y disfruta.

RETRATOS DE UNA LÍNEA

Human Matter

El punto aparece, inicial, y la línea comienza a fluir. Se desencadena el tránsito por lo blanco. A ciegas, sin historia ni futuro, solo el ahora. Avanzo sin camino. La intensidad en aumento, la concentración se multiplica. La mirada mansa y fuerte se clava. No me desprendo ni un instante. Adelante firme y suave. No soy amigo, no soy artista, no soy yo. Solo existe el ahora. Las miradas en sintonía. Quiero aprehender lo total y prescindir de rastros accesorios. La trampa está tendida… toco, escruto, atravieso. Hueso, carne, piel… alma. El trazo único y constante. No hay duda, no hay necesidad ni anhelo. El camino aparece, sin esfuerzo. Como un extravío de lucidez surge un nuevo rostro entre dos… ahondando en la materia humana.

BLOG

A la sombra de su pasión

Penín ajusta sus pulsiones a la sombra de su pasión, con el fin de avanzar a lo largo de la senda de los venideros tiempos. Las cosas fugaces se vuelven

Leer más…
Subvención